:::::::::::::::::::::::

Memorias del Futuro

2

El primer gran descubrimiento del Uazet o Mente Triádica fue comprender
que la dirección del Tiempo Fenomenológico va desde el Futuro hacia el
Pasado, pasando por los Presentes Puntuales del observador.

 

En efecto : Cualquier objeto que en este Presente Puntual aún no existe
-pero que tarde o temprano existirá- EXISTE YA en un Futuro, que en su
recorrido hacia el Pasado pasará un día ante la pantalla del Presente
Puntual y será considerado _realidad_.

En ningún momento tal objeto cesará en su marcha cayente hacia El Pasado
-haciéndose cada vez más viejo-, deteriorándose a la vez que
disolviéndose en un vago Recuerdo Fantasmal, conforme no vayan quedando
recuerdos perceptibles de él. Cuanto más se aleje hacia El Pasado tanto
más en SUSTANCIA HUH DE IRREALIDAD se irá convirtiendo.

Es erróneo en ciento ochenta grados suponer que los seres y las cosas
proceden del Pasado, pues es hacia El Pasado hacia donde van CAYENDO
junto con el cuerpo volumétrico del observador.

También es obvio que La Velocidad en su caída hacia El Pasado es
diferente en cada ser volumétrico : Una flor va rapidísima; una piedra va
lentísima. Pero tanto la piedra como la flor -y los demás seres
tridimensionales- VAN CAYENDO HACIA EL PASADO, a su propia velocidad.

Igualmente en la oscuridad del Futuro las velocidades de todos los seres
tridimensionales son distintas, pues algunos tardan en pasar ante el
Presente Puntual miles o millones de años, y otros solamente tardan meses
o semanas.

EL TIEMPO INMÓVIL es una autovía donde las velocidades de los vehículos
que la recorren pueden ser muy diferentes : Lo único que hace preferible
_la Metáfora del Río_ es que es el Espacio EN SU CONJUNTO lo que empuja y
arrastra los distintos volúmenes que en él se deslizan hacia El Extremo
Pasado. Debe haber pues alguna relación entre la estructura y naturaleza
de cada ser y cosa y su velocidad de acercamiento al Presente puntual
cuando procede de El Futuro y con su velocidad de envejecimiento hacia El
Extremo Pasado, vista esta última desde el Presente Puntual.

Es costumbre humana medir LAS DURACIONES _en años terrestres_, en
especial la duración de la vida humana : Esta costumbre es un nefasto
error, pues condiciona la mente del sujeto para que su mesocórtex
cerebral le dé las órdenes de envejecimiento y/o de muerte. ¿ Por qué
ningún humano espera vivir diezmil años ? Porque LA COSTUMBRE
ancestralmente consensuada ORDENA que sean muy pocos los humanos que
lleguen a vivir un siglo. Desde los tiempos clásicos de Roma los médicos
afirman que _el hombre no muere, sino que se mata_. Y esto mismo puede
afirmarse de todas las especies biológicas, consensúan UNA DURACIÓN MEDIA
para los individuos de su especie -extensiva a todas las demás-. Tal vez
la Densidad de Población es un factor interviniente en la orden de muerte
a especímenes viejos al ir apareciendo individuos más jóvenes de su misma
especie.

Quien ordena morir u ordena seguir viviendo a su organismo no es la
estructura psíquica que llamamos "_voluntad periférica_" sino otra
estructura mucho más compleja y más profunda que se podría denominar
"_Voluntad Profunda_" asesorada por múltiples Factores Exteriores con
Resonancias Internas en el organismo.

Insinuamos aquí que EL TIEMPO se desglosa en factores que no son
Linealmente Temporales sino más bien de naturaleza psíquica y que por
tanto no son medibles por El Reloj. Uno de los casos más probatorios de
la naturaleza funcional psíquica del TIEMPO es la muerte por depresión de
individuos jóvenes que carecen de una enfermedad que la justifique.

 

............................