:::::::::::::::::::::

( 14 )

T A S I

C a t e c i s m o F é n i c o

. . . . . . . . .

 

---¿ Qué piensas de La Brujería ?

---De la Brujería poco. Respecto a La Magia pienso más.

---Pero yo ahora estoy interesado en la Brujería : Dime
algo.

---Los Dioses no negocian sus milagros. Los brujos creen
que sí.

---¿ Y Tú te atreves a decirlo ?

---Claro que Me atrevo : TRANSFORMAR no es NEGOCIAR. No
es igual entrar en una tienda Y COMPRAR CON DINERO
PROPIO pagando el Precio Justo y Aséptico que entrar en
la misma tienda y PRETENDER COMPRAR pagando con vidas
ajenas y daños ajenos, o -más modernamente- con DINERO
ROBADO.

---¿ El Dinero no es UN VALOR AL PORTADOR ?

---Y la Vida -humana y/o animal- la Sangre y el Dolor,
también son VALORES AL PORTADOR. Pero situémonos en la
época correcta : Todas las Brujerías son anteriores a la
aparición del Dinero como VALOR ABSTRACTO DE
INTERCAMBIO. Y por tanto las Brujerías se basan en EL
SACRIFICIO de víctimas inocentes, creyendo erróneamente
que a la Entidad Demoníaca con quien pretendían NEGOCIAR
le agradaban tales sacrificios.

---¿ Erróneamente ? : ¿ A los demonios no les agradan ?

---Estamos hablando de distintos REINOS y REINADOS : Las
Brujerías tienden a NEGOCIAR con los Demonios. LA MAGIA
VERDADERA es una Relación de Intercambio de VALORES -
Buenos, Justos, y Equitativos- con los Dioses. La
diferencia es neta y clara : La Magia PAGA con
PROPIEDADES LEGÍTIMAS del Comprador. Las Brujerías pagan
con ROBOS DE VIDAS AJENAS y en contra de La Voluntad de
los sacrificados.

---¿ SACRIFICIOS hay pues tanto en La Magia como en la
Brujería ?

---Con una diferencia : El SACRIFICIO en La Magia es
SACRIFICARSE UNO MISMO. El sacrificio brujeril es
_SACRIFICAR A SERES AJENOS_. Mira : Donde hay sangre y
muerte y dolor AJENOS hay Brujería. Por el contrario,
donde el SACRIFICIO es ENTREGA DE UNO MISMO O DE SUS
BIENES _voluntariamente_, hay MAGIA.

---¿ Me equivoco si digo que me parece que te agarras a
La Magia para no caer en las garras de La Brujería ?

---No te equivocas y dices bien al mencionar LAS GARRAS.
La Magia es indiferente a que la utilices o no, porque
La Magia es sobre todo _ÉTICA_. La Brujería encambio es
COMPROMISO CON LA MALDAD. Los Rituales Brujeriles
DEGRADAN vez tras vez y cada vez más a quienes los
practican. Los Rituales Mágicos te van enriqueciendo la
conciencia moral, incluso aunque parezcan que no dan
resultado.

---¿Pero, La Brujería FUNCIONA o no ?

---Claro que FUNCIONA, y aparentemente más que La Magia.
El PRECIO es lo que tienes que mirar de ese
FUNCIONAMIENTO. En primer lugar, para practicar La
Brujería tienes que dejar habitar en tu Alma a un
Demonio Rojo : Una serpiente rojiza sólo visible a la
mirada del Uazet -la Suprainteligencia Tiuz de los
Dioses-. Esa serpiente rojiza se hace dueña de tu Alma
con el permiso de tu Voluntad. Ya entonces estás perdido
: Tienes un Amo dentro, -Listillo pero escasamente
Inteligente- que te proporciona bienes inmediatos de
escaso valor; porque lo que le interesa de ti es lo que
_él_ o _ella_ ya tiene : tu Alma y las facultades de tu
mente.

---¿ Los demonios rojos son esas serpientes rojizas
hijos de la Serpiente APOFIS ?

---Ya hemos hablado algunas veces de este tema. Yo
todavía sólo creo en muy pocas entidades intrapsíquicas
-mejor que metafísicas- pero a los demonios rojos los
percibo y mentavisualizo fácilmente, -incluso por
teléfono, pues tienen una voz inconfundible, tirando a
"complicidad simpatizante"-. Estamos en Bandos tan
Opuestos que Conmigo pueden permitirse el lujo de
mostrárseme -lo que no ocurre en Siquiatría, y no me
explico por qué, pues aun considerándolos "locos" -
palabra ya en desuso- esas personas tienen un tono de
voz inconfundible -porque en esos momentos _NO ES EL
SUYO_-.

---¿ Y de La Brujería no quieres hablar ?

---Es un tema que me resulta molesto. Resumiendo, TIENES
QUE DARLE TU ALMA PARA SIEMPRE, OBEDECER SUS LOCURAS, Y
CUMPLIR LAS MALDADES QUE TE ORDENE. A cambio recibirás
ciertas ventajas inmediatas que satisfarán tus egoísmos
como las drogas adictivas, sin que te des cuenta de que
te están destruyendo.

 

. . .