:::::::::::::::::::::

( 27 )

T A S I

C a t e c i s m o F é n i c o

. . . . . . . . .

 

---O sea, que LO QUE REENCARNA no es el Alma sino sus
habitantes.

---Perfectamente dicho : Nos MUDADMOS DE ALMA cada vez
que se nos muere el cuerpo, -o por otras muchas Razones
de Traslado, sin que el cuerpo tenga que morirse-. Lo
normal es que cuando una Familia de YOES se traslada de
Alma, otra Familia de nuevos inquilinos la alquile o la
compre. Esto de las Almas es muy interesante cuando se
las considera como "_Casas Psíquicas_" o "_Lugares
Psíquicos_" y se les da un paralelismo con Lo Doméstico,
con Lo Urbanistico, con Lo Laboral, y con los cambios de
Statu cultural y/o económico de las familias y personas.

---Llevas razón. Son innumerables las familias
biológicas de gente corpórea -matrimonios, hijos,
hermanos- que al cabo del tiempo se van volviendo
_extraños entre sí_ e incluso enemigos acérrimos los
unos de los otros. Los CUERPOS Y LAS ALMAS SON LOS
MISMOS pero los Habitantes Psíquicos -los YOES- van
cambiando y siendo distintos.

---Los CUERPOS van cambiando con la edad, -pero se les
reconoce-; la Estructura de las Almas CAMBIAN ALGO pero
SON MÁS PERMANENTES. Los que suelen ser IRRECONOCIBLES
en muchísimos casos son los YOES que sucesivamente van
habitando esos CUERPOS Y ALMAS. Las Memorias no
desaparecen con estos cambios porque son GRABACIONES
CEREBRALES pero LAS SUCESIVAS INTERPRETACIONES que los
sucesivos Yoes dan a los DATOS DE ESAS GRABACIONES van
variando notablemente. Se puede explicar porque esos
_DATOS DE MEMORIA_ fueron acciones realizadas por
anteriores habitantes -o YOES- de ese mismo Alma.

---Si la Reencarnación Posmortem ya era de por sí un
confuso tema, estas _REENCARNACIONES EN VIVO_ lo
complican hasta lo indecible. Y es lo normal si queremos
llegar al fondo de la cuestión. La Oncena Potencia del
AUKI -El Credo Tebano- dice "_Símela Jéui_" -Nosotros
creemos en La Transferencia Psíquica-. Y no necesitamos
que sea un Dogma, -Nosotros no necesitamos DOGMAS-, sino
una Comprobación que continuamente se repite hasta la
saciedad.

---Esto abre ante Nosotros un inmenso campo de
posibilidades. A la vez que lo cierra. Los cambios de
domicilio corporal son posibles, pero exigen una
importante complicada serie de requisitos. Primero EL
ALMA Y SU CUERPO han de estar disponibles para venta o
alquiler -y eso depende de La Voluntad del YO o Yoes que
los habiten-. Y Ya hemos visto que para Nosotros LA
VOLUNTAD ES INVIOLABLE. Segundo, el Alma y su Estructura
General y su Mente deben valer la pena. No cualquier
Alma es digna de convertirse en un Palacio Real para un
Espíritu.

---Desde luego que no : Estamos hablando de Nosotros, -
los Tiuz, los Dioses-, no de insignificantes demonios
rojos que están bien en cualquier pocilga. Nosotros nos
atenemos a Leyes Privadas muy duras e Inviolables, -
TRABAJOS HEROICOS, SABIDURÍA Y AUTOCONTROL-.

---Trabajos Heroicos en Régimen de ECONOMÍA COMPARTIDA,
Sabiduría Autocrítica y Humilde, y AUTOCONTROL de los
Instintos Naturales.

---"_El Omega de los humanos es el Alfa de los Tiuz_" :
Solamente los Héroes pueden someterse a Nuestro Régimen
de Vida día tras día y para siempre. _El Omega de los
humanos es el Alfa de los Tiuz_ : Tenemos que _empezar
efectivamente_ en donde todas las religiones sitúan _LA
PERFECCIÓN FINAL Fáctica y Ética de sus fieles_ : Antes
de ESO no Nos interesan.

---Por esto afirmamos que _EL PERDÓN ES INMORAL_. Tener
necesidad de _PERDONAR_ sería tener que Aceptar entre
Nosotros a individuos INMORALES, DÉBILES Y DEFICIENTES,
a ésos que pretenden excusar sus infames canalladas con
la coartada de que "es que somos humanos". Nosotros NO
SOMOS HUMANOS : Somos _homínidos_ encuanto al cuerpo,
_PERO NO SOMOS HUMANOS_.

---¿ Tampoco son HUMANAS Nuestras Almas ?

---Nuestras Almas son _homínidas_ -NO HUMANAS-, muy
parecidas a la INOCENCIA ANIMAL, -inteligentes y cultas
desde luego-, pero libres de LA CORRUPCIÓN INGÉNITA del
Alma Humana.

---¿ Los Tiuz no cometimos El Pecado Original ?

---NO, pues somos Espíritus que antes de nacer conocen
LA CIENCIA de EL BIEN Y de EL MAL.

 

. . .